AUTORES

Manuel Parra

(CIUDAD DE MÉXICO, 1911 - CIUDAD DE MÉXICO, 1997)

Comprometido a la arquitectura neocolonial y a la investigación de las artes aplicadas novohispanas, Parra fue uno de los más prolíficos arquitectos de México en el siglo XX. A pesar de que su lenguaje se adscribe al neocolonial, incluso reciclando partes de otros edificios de siglos pasados, su arquitectura no deja de ser sumamente moderna: la distribución, soluciones al flujo y el manejo de la luz son evidencia de una actualización respecto a la arquitectura contemporánea por parte del arquitecto Parra.

Además de los espacios y el manejo de la luz, Parra contempló todo lo referente a los interiores, desde el uso de puertas y muebles novohispanos hasta el más mínimo detalle de interiorismo. Parra así, diseño mobiliario, textiles y accesorios para los interiores de sus proyectos. Dentro de su producción como diseñador de mobiliario encontramos un vasto cuerpo de butaques, sillas, mesas y bancas inspiradas en el diseño vernáculo mexicano. Él lo llamaba Early Mexican Handmade Furniture, tal vez a manera de broma pero siempre tratando de reivindicar el diseño local, producido por ebanistas de los pueblos de México y utilizando las maderas locales de cada región como el sabino, el mezquite, el aguacate y el encino.

Es, a través de su archivo en donde podemos rastrear el proceso de diseño del arquitecto Parra, sus estudios a las artesanías y la evolución del boceto al diseño final que hoy vuelve a ver la luz mediante Clásicos Mexicanos.

Opacado por la fascinación a la arquitectura funcionalista, Parra ha sido poco estudiado, más aún su labor como arquitecto de interiores y diseñador de mobiliario, utilizando las técnicas y formas vernáculas e incluso integrando piezas antiguas a muebles de su autoría.

Early Mexican Handmade Furniture

Como buen arquitecto moderno, Parra diseñó también el mobiliario para el interior de sus proyectos arquitectónicos. Estos tenían que estar en sintonía con el lenguaje neocolonial de su arquitectura, así, Parra volteó a ver los muebles artesanales del centro del país, así como las antigüedades de nuestro pasado novohispano depositadas en museos y conventos.

Early Mexican Handmade Furniture, como los llamaba, a manera de broma el arquitecto Parra, fue un conjunto de piezas inspiradas en esta producción artesanal, pero, refinada por las intenciones de diseño del arquitecto y pensadas para lugares específicos dentro de sus proyectos arquitectónicos.

Bancas, mesas y credenzas hechas a partir de maderas locales y horquetas encontradas y ensambladas a otros objetos de madera reutilizados (bebederos y comederos de animales, puertas novohispanas o palos) se funden en la mente del arquitecto para crear una colección que trae de vuelta, al siglo XX, (y ahora al XXI) las formas vernáculas de muebles populares.

PIEZAS